César Salazar Tovar

“El cuatro venezolano es el protagonista de este proyecto musical y un equipaje imprescindible en mi viaje”

Cuatrista, Mandolista, Gutarrista, Bajista
Docente
Escritor
© César Salazar Tovar

Valencia, Estado Carabobo.
Desde temprana edad, César Salazar Tovar, incursiona en el mundo de la música a través del canto y ejecutando principalmente instrumentos de cuerdas: cuatro, mandolina, guitarra y bajo.

Nacido en Valencia, inició los rudimentos básicos de la enseñanza musical en el ambiente familiar, tras sentirse identificado con los instrumentos decide emprender sus estudios en la Escuela de Música Pedro Elías Gutiérrez, en Guacara, Estado Carabobo. En 1996 participa en el primer concurso de cuatro patrocinado por el programa de televisión “A mediodía Simón Díaz”, donde obtuvo el tercer lugar enfrentando a más de ochenta aspirantes.

Años más tarde experimenta con otros géneros musicales como el jazz, rock y diversas fusiones electrónicas y conformó grupos de música como Sononautas y Telemusos, figuró como compositor de la mayoría de los temas.  César Salazar Tovar, músico, escritor y docente, en su propuesta, hace un recorrido por varios géneros musicales nacionales e internacionales con su cuatro en la mano.

De esta manera, el constante desarrollo y participación en proyectos de otros artistas, lo lleva descubrir la ejecución del cuatro como instrumento solista y es así como inicia su producción pilar titulada “Festival Mochilero”, grabado en Borrego Records bajo la dirección de Luis Morillo y Ángel Media en la producción audiovisual, además de presentar dicho instrumento como ícono viajero, también realiza un recorrido por varios géneros musicales nacionales e internacionales. Gracias a esta reciente producción, pudo viajar por países como Panamá, Aruba, Curazao y Ecuador.

En 2016, de nuevo en Borrego Records, bajo la dirección de Luis Morillo, graba la producción “Marak, Cuatro y Gañote”, junto con Genessis Carrillo en las voces y bajo, logra con este producto, visitar varias ciudades del interior de Argentina en el famoso festival denominado “Sonamos Latinoamérica”, tocando en cada tarima la esencia de la música venezolana.